Sobre las condiciones de vida en la minería durante el siglo XIX y el primer tercio del XX ha tratado la conferencia que esta tarde ha tenido lugar en la Casa del Piñón a cargo de los profesores del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia, Ángel Pascual García Soto y Miguel Pérez de Perceval.

El profesor Ángel Pascual García ha explicado las condiciones salariales y laborales de los trabajadores. Entre 1879 y 1935 la legislación laboral era prácticamente nula y aunque se prohibía a los niños trabajar en las minas, la realidad era bien distinta debido a la falta de dinero y a las necesidades que tenían las familias. Los pequeños podían cargar veinte kilos de mineral hasta diez veces.

En cuanto a los sueltos, éstos se fijaban según la especialización del trabajo, y las jornadas laborales eran hasta de doce horas en el interior de la mina. Los peores salarios en España los tenían los mineros de La Unión y Mazarrón y las condiciones de trabajo eran leoninas.

Pascual García ha hablado de la siniestralidad laboral de este sector, alta según el profesor porque no se hacían estudios de ingeniería. Cuando se producía algún accidente laboral, los heridos se trasladaban en burro hasta Cartagena, por eso en 1880 se construye el primer hospital en La Unión. La minería de esta zona era la que más muertos producía de toda España.

 

Miguel Pérez de Perceval ha profundizado en el modelo empresarial y productivo de las explotaciones mineras de La Unión.

El profesor ha recordado que durante el siglo XIX, se buscaban personas que de forma forzosa trabajaran en las minas. La propuesta incluía igualmente a presidiarios y a hombres que querían librarse del servicio militar. Había incluso reclutadores en busca de trabajadores con conocimientos mineros.

Se cree que fue precisamente en las minas de Gádor, Almería, en donde nacieron los cantes mineros, una sierra que fue el núcleo originario de la minería del siglo XIX.

En la región de Murcia, concretamente en la sierra de Cartagena- La Unión, se contabilizaron más de 1200 concesiones para explotar las minas, gracias a ellas, la riqueza de La Unión crece de forma exponencial y la población se multiplica.

El profesor ha aportado algunos datos curiosos sobre esta zona, por ejemplo, que un tercio de los trabajadores de estas minas, eran menores de edad, los mineros comenzaban muy jóvenes, a los nueve años.

Una vez finalizada la conferencia, La Asociación Cultural El Malacate Flamenco, ha presentado su primer CD editado en colaboración con la Fundación del Cante de las Minas. El trabajo recoge las actuaciones de principales figuras del flamenco que han colaborado de forma desinteresada con la Asociación y han cedido los derechos gratuitamente, ya que el objetivo de la venta de los discos es la promoción y difusión del arte flamenco por parte de la Asociación Cultural el Malacate.

El CD recoge las voces de Amparo Heredia “La Repompilla”, Isabel Guerrero, Juan Pinilla, Lucia Levia, Juan Ángel Tirado, Alfredo Tejada, Ana de Caro, Encarnación Fernández, Pedro “el Granaino”. En el disco incluye un tema hecho con varios cantes de levante a cargo de Juan Pinilla, Encarnación Fernández, Pedro el Granaíno, Alfredo Tejada y Juan Ángel Tirado con las guitarras de Antonio Muñoz, Luis Mariano y Patrocinio hijo.

 

53