En las tablas del Antiguo Mercado Público de La Unión se cruzaron dos caminos diferentes pero que convergían en un solo. Un camino que es patrimonio inmaterial declarado por la UNESCO, un camino que se llama flamenco.

A las tablas subió la joven María Terremoto, veinte años contemplan a este jerezana de tronío pero con un aplomo sobrado para enfrentarse al respetable del Festival Internacional del Cante de las Minas, todo ello a pesar de confesar en la previa “vengo a La Unión con mucho respeto, es la primera vez que subo a la Catedral pero lo hago con ganas” Ese joven descaro le valió para salir como un torbellino de fuerza y duende jerezano con unos martinetes que sirvieron para llenar de profundo y ortodoxo quejío al patio unionense. El paso por la soleá por bulerías sirvió como antesala del plato fuerte que traía la Terremoto al Antiguo Mercado Público de La Unión.

María Terremoto demostró sus cualidades y potencia de voz

La jerezana tiró por los cantes y palos más representativos de su Andalucía natal tocando varios palos en lo que La Terremoto demostró casta, garganta y las cualidades que le han servido para ser declarada el más firme joven valor del flamenco actual. Entre tientos rematados por tangos y fandangos María fue acariciando la sensibilidad del respetable que añadía más vítores y aplausos al final de cada intervención de la cantaora.

Pero no sólo de cantes de dolor vive María, su fin de fiesta quiso elevar el ánimo de los asistentes con una serie de tientos-tangos, fandangos y bulerías que con las que despidió una actuación que ha permitido a este joven de 20 años “licenciarse” en el mundo del flamenco tras su exitoso pase el Festival Internacional del Cante de las Minas.

UNA NUEVA FORMA DE ENTENDER EL BAILE.

 Los Vivancos han deslumbrado en los escenarios más diferentes y diversos. Sin embargo, era la primera vez que se subían a las tablas y los andamios del Antiguo Mercado Público de La Unión algo que “para nosotros es un reto por lo que significa este templo para el flamenco”

Y no anduvieron por las ramas Los Hermanos Vivancos entraron en faena con rotundidad  y la seguridad que da haber recorrido medio mundo con su espectáculo “Nacidos para Bailar”. Ritmos flamencos combinados con una puesta escena espectacular que hizo vibrar de sus asientos a un público que abarrotaba la Catedral del Cante y que con cada cambio de vestuario o número despedía a estos hermanos bailaores con muestras de júbilo.

Los Vivancos hicieron gala de su virtuosismo sobre las tablas

Este grupo de bailaores recreó una fantasía visual en la que danza, artes marciales, destreza musical y humor se unieron, formando una obra que mezcla un depurado virtuosismo con un vivificante eclecticismo artístico sin dejar de lado la formación clásica.

En “Nacidos para Bailar”, Los Vivancos transformaron el flamenco y lo llevaron un paso más allá hasta el principio del espectáculo por la gracia del espectáculo. Un dogma que convirtió a esta obra en todo que emocionó a los asistentes que respondieron con continuos aplausos.

 

95