La cantaora abrió anoche la primera de las galas en un concierto mágico arropada por sus músicos y con Israel Galván como invitado. La intervención de su hermano Enrique fue una de las sorpresas de la noche

Había anunciado que buscaría “nuevos caminos desde lo clásico” en su concierto de La Unión y así fue. Estrella Morente se plantó de nuevo en el escenario del Cante de las Minas para hace lo que mejor sabe, cantar, con músicos excepcionales, como Montoyita, José Carbonell Monti, Antonio Carbonell, Alfredo Lagos, Angel Gabarre o Popo. Una de las sorpresas de la noche fue la intervención en dos piezas de su hermano Enrique, el pequeño de los Morente.  Cantaor, guitarrista y compositor, se estrenó ante el público en el festival Suma Flamenca de Madrid en 2012, y anoche volvió a demostrar que hace honor a su apellido.

La pregonera del Festival del Cante de las Minas no olvida sus orígenes clásicos, los cantes mineros que le enseñó su padre, la primera taranta que grabó con siete años. Anoche también hubo tarantas y muchos recuerdos de su padre.  Durante casi dos horas, Estrella y sus músicos consiguieron emocionar a un _JRH1675público que la aplaudió en muchas ocasiones, especialmente al final durante varios minutos cuando se arrancó con “El pequeño reloj”, un poema de León Felipe, que dio nombre a un disco único del patriarca Morente:

“Contamos el tiempo con la cuentas amargas de las lágrimas.

El pequeño reloj

y también contamos el tiempo con el mar.

El mar movido eternamente por el viento”.

Como prometió la cantaora, hubo bulerías, taranto, seguiriyas, alegrías y también otros caminos; una canción dedicada a la Faraona, o una versión del No dudaría de Antonio Flores, la Habanera imposible de Carlos Cano o alguna estrofa del tango Volver.

Una de las intervenciones más esperadas fue la del bailaor Israel Galván que actuó casi al principio en una soleá y, prácticamente al final, junto a la propia Estrella con todos los músicos en el escenario.  La cantaora agradeció en muchas ocasiones su elección como pregonera del LV Festival del Cante de las Minas, así como el cariño de los unionenses y de todos los aficionados al flamenco.

58