Lugar: Antiguo Mercado Público
Fecha: Sábado 4 / Agosto de 2018
Hora: 23:00 h.

PITINGO

``Mestizo y Fronterizo``

Alguien que pone de acuerdo a Enrique Morente y toda su familia, y a la familia Habichuela y a Roger Waters, y a Miguel Poveda y Miguel Ríos, a Eric Clapton y Rafael Riqueni, Arcángel y Juan Gabriel, Sara Baras y Luis Eduardo Aute, Carmen Linares y Alejandro Sanz, Dorantes y Alicia Keys, a Las Chirigóticas y al Selu, a Quincy Jones y Rudy Pérez, Belén Maya y Marc Anthony, Gloria Gaynor y Julio Iglesias, Gomaespuma y Jaime Bayly…, ha de ser alguien que tenga algo que decir y lo diga bien.

Se llama Antonio Manuel Álvarez Vélez, le conocen como Pitingo [presumido, en caló] y canta con acento bajo-andaluz, eco gitano, casta flamenca, alma de afroamericana querencia, y sentido diferencial.

De ahí nació su propio estilo, la Soulería, que tiene una definición y queda está recogida en “Flamenco de la A a la Z. Diccionario de términos del flamenco” (Espasa Calpe, 2007): “Dícese del resultado de la capacidad para hacer, poniendo el alma, unas determinadas virguerías con la voz, ajustándose en todo momento al compás flamenco más exacto. El soul y el flamenco requieren voces con un color especial y velocidad de ejecución que permita transitar ágilmente por escalas de vértigo. Pitingo cuaja el encuentro de esos dos colores, de esas dos escalas en un solo concepto chipén: flamencosoul”.

Tal vez le venga a Pitingo su abierto carácter, de ese haber nacido mestizo y fronterizo… En su Ayamonte onubense, donde vio la luz en 1980, fue pescador de cantes con duende y canciones con feeling. Está en los escenarios desde los 13 años. A los 14 ya andaba por ese Madrid multicultural que él dice “huele a buena gente”. Nadie hasta Pitingo ha tenido ese doble bagaje flamenco y soulero de entidad. Ello, unido a unas asombrosas facultades artísticas, que le han dotado de un talento vocal incomparable, un indiscutible dominio de la escena y su aspecto inconfundible, han convertido a Pitingo en parte del imaginario español, y han abierto las puertas al mundo.

Pitingo es un joven que reinventa los cánones del flamenco con afinación, compás y conocimiento. Unos credenciales a los que añade su fecunda inventiva, para hacer de una emocionante idea “El Soul a Ritmo de Bulerías”, una maravillosa realidad: “La Souleria”.

PITINGO regresa a los escenarios de todo el mundo para estrenar su nuevo trabajo discográfico “MESTIZO Y FRONTERIZO”. Para abrir boca, Pitingo se presenta con un primer single junto a Sam Moore, leyenda viva del Soul, para revisar su éxito Internacional “Soul Man” en su 50 Aniversario. La canción se grabó en los míticos estudios Criteria de Miami (USA), bajo la producción del reconocido compositor y productor internacional Rudy Pérez.

Tenía que hacérselo mirar y fue a consultar con el médico especialista, quien analizó sus síntomas; el buen color, esa inaudita capacidad políglota en el diálogo musical cuerpo a cuerpo, las desbordantes facultades adornadas con el mejor de los sonidos…, y estableció su diagnóstico: Tengo que comunicarle, señor Pitingo, que va a ser usted, mestizo y fronterizo. Y, ¡había motivo!, salimos a celebrarlo como que corresponde, grabando un disco y preparando un espectáculo, conceptual, a la manera de la casa.

La interculturalidad procura una educación social crítica y reflexiva, concibiendo el racismo como un problemón social a remediar urgente, cree en la ley de vasos comunicantes que nos aúpa e iguala, en la convivencia con la correspondiente asimilación de costumbres y normas ajenas a la cultura propia, para mejorar todos unidos, sea del estado que sea cada cual. Pitingo está por la labor porque es gitano y es gaché, creció al borde de La Raya, y es flamenco de nativitate.

El flamenco, que se entere el globo entero, es uno de los mejores ejemplos de interculturalidad ecuménica. Nacido en la Andalucía más pobre y más sabia, supo conformar un lenguaje común reuniendo elementos afros, judíos, árabes y cristianos, cantares de toda España e Hispanoamérica. Pitingo, que es andaluz mestizo y fronterizo, manteniendo el rumbo intercultural ha sido fiel a sus raíces flamencas, esas que le obligan a seguir hermanándose con los sonidos enraizados de su planeta conocido, atreviéndose a cruzar ríos, rayas, mares y montañas, océanos…

La unión y la música amansan las fieras que cada cual lleva dentro, creando un mundo más grande, rico, solidario y generoso, haciendo a la gente cada vez más hermosa en su singularidad, jamás pequeña en cerrada y egoísta mediocridad. Antes unirse en salud, que morir por separado.

Y así abre Pitingo esta nueva aventura, Mestizo y Fronterizo, con ecos del Continente Negro, sonidos de una infame esclavitud dichos con cantares de gaditanas carceleras gitanas, la bajo-andaluza toná grande del desheredado, para marchar sobre el compás flamenco hasta alcanzar la costa del Nuevo Mundo y reencontrarse con el hermano afro, abogando por el “Fuera cadenas”.

Comienza un viaje de melómana hibridación que nos hará mover el cuerpo y las manos, libres, a compás, y desembocará en la interpretación de himnos generacionales para la hermandad del ser humano con orejas en buen estado de uso ¿Quién se apunta?

Manuel Lombo

Lugar: Antiguo Mercado Público
Fecha: Sábado 4 / Agosto de 2018
Hora: 23:00 h.

MANUEL LOMBO

Manuel Lombo en su origen cantaor de flamenco, magnífico autor y compositor, intérprete de una obra repleta de aromas flamencos con muchos matices y una lírica tan hermosa como realista. Se formó artísticamente en el grupo de danzas, Ciudad de Dos Hermanas, compañía con la que ha viajado por toda España, Europa y Oriente Medio.

En 2000 y 2001 fue becario en la Fundación Cristina Herren dónde estudio flamenco bajo la dirección de Naranjito de Triana y José de la Tomasa.

Ha cantado para el baile en diferentes compañías como la de Ángeles Gabaldón, ganadora de “El Desplante”, primer premio del XLII Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión (2002) y el de Rafael Campallo con el que trabaja en el Festival de Flamenco de Monterrey (México), Festival de Miami y Teatro Danny Kay en el PlayHouse de Nueva York.

En 2004, fue elegido para cantar en la exaltación a la saeta en la Catedral de Sevilla y más tarde formó parte del espectáculo “Don Juan Flamenco”, estrenado en la XII Bienal de Sevilla.

Su voz fue elegida, como deferencia al flamenco, para abrir el desfile de inspiración flamenca en el 60 Aniversario de la Casa Dior en París.

En Manuel Lombo resalta todo un hervidero de ideas, catalizador de proyectos y realidades con exquisito cuidado. En su puesta , como el de llevar el falmenco a lugares sacros y grandes espacios como las catedrales de Sevilla, Málaga, Pamplona, Salamanca, Cádiz y Córdoba, entre una innumerables lista de templos de estas características durante los últimos cinco años.

A pesar de no poseer una discografía flamenca ortodoxa, es un artista demandado en importantes programaciones de flamenco como las del Auditorio Nacional de Madrid, donde ha participado en varias ocasiones consecutivas y en los más señeros festivales andaluces como en el caso del Festival de la Petenera, el de Paterna de Rivera, Festival de Flamenco de Ojén y el Festival de la Taranta de Linares.

Manuel Lombo se mueve con brillantez por los más variados estilos. Tiene personalidad propia, carisma sobre las tablas y una gran capacidad de conexión con el público.