El Festival Internacional del Cante de las Minas ha rendido homenaje esta noche a la figura del genial cantaor Camarón de la Isla que fallecía en 1992 en Barcelona a la edad de 41 años. El musical “Eterno Camarón” ha vertido sobre el escenario de La Unión los grandes temas que encumbraron al gaditano universal a conquistar las más altas cotas del flamenco con títulos como Volando Voy, De lo que yo soy pa tí, Toma que toma-Mi Barrio- Pa qué me llamas prima, Tarantos del Tio Rufino, La Primavera, Soy fragüero, La Tarara y, por supuesto, La Leyenda del Tiempo.

Las tablas de La Unión han vuelto a impregnarse del vivo recuerdo del gaditano en la voz del cantaor Pedro el Granaíno, que ha recordado a la virtuosa tesitura del genuino José Monge a la hora de interpretar la Nana del Caballo Grande, alegrías de la Bahía de Cádiz o las bulerías de la Primavera sobre un fondo escénico de las olas del mar de plata de la Isla de San Fernando o sobre una fotografía de las manos del propio Camarón como telón de fondo al cuadro flamenco que ha reunido a intérpretes como el guitarrista Eduardo Trassierra o Los Makarines que con sus coros y palmas han sacudido a una Catedral del Cante entregada al recuerdo de Camarón.

El espectáculo, que reúne en el escenario a una decena de artistas bajo la misión de redescubrir al genio, a la leyenda y al mito, ha alcanzado cotas de magia y de duende en momentos como cuando sonaba La Leyenda del Tiempo que ha provocado que se arrancaran las palmas entre los más de 1.200 espectadores que ha reunido el musical flamenco donde no ha faltado sobre las tablas mineras una coreografía de dos jóvenes promesas del flamenco; Mercedes de Córdoba y “El Choro”.

Entre tema y tema el escenario ha acogido la presencia de la propia hija de Camarón de la Isla, Gema Monge, que ha puesto la voz a los poemas de su padre, entre esos versos han destacado las rimas de hondo sentimiento y emoción dedicadas a su madre Dolores Montoya “La Chispa”, a su familia y a su dura vida en palabras de la propia hija del genio de Cádiz.

Desde la dirección artística del musical ya habían advertido que este espectáculo no es una biografía de Camarón de la Isla, es una evocación de sentimientos y sensaciones universales del flamenco a partir de los grandes estribillos en boca del cantaor que alcanzó fama mundial por su privilegiada forma de entender el cante de los gitanos y por la manera de traspasar fronteras con sus virtuosas interpretaciones en el escenari0

218