Fernando José Fernández Valero, del CEIP San Ginés de la Jara del Llano del Beal, regaló a su alumno Roque la experiencia de vivir por primera vez un concierto de flamenco.

“Roque solo piensa en tocar el cajón, bailar y cantar. Para mí era muy importante que la primera experiencia fuera algo puro”, afirma el profesor.

Fernando José Fernández Valero es uno de esos profesores capaces de captar el talento de sus alumnos y potenciarlo. Y eso es lo que hace en cada clase que imparte en el CEIP San Ginés de la Jara, en el Llano del Beal, donde es tutor de Cuarto de Primaria y especialista en Inglés en segundo tramo.

Dentro de una de esas clases en las que imparte, estaba en este último curso Roque, un alumno que siente auténtica pasión por el flamenco, igual que otros a los que le apasiona el fútbol o las videoconsolas. “Roque solo piensa en tocar el cajón, bailar y cantar. Así que al enterarme de que nunca había asistido a un concierto de flamenco, pensé que a eso había que ponerle solución”, cuenta el profesor, cuya solución fue conseguir esa primera experiencia en concierto flamenco, pero uno que “fuera puro”, donde poder disfrutar de un flamenco de calidad, respetuoso con los cánones tradicionales de los palos flamencos. Donde los cantaores fueran acompañados por, además de guitarras, percusionistas y bailaores y, si era posible, poder ver no solo a una compañía, sino a varias”, cuenta; unas condiciones nada fáciles pero que el profesor sabía que podía encontrar en el Festival Internacional del Cante de las Minas.

“Mi padre siempre me decía: ‘Fernando, trabajar en algo que te gusta, y que encima, te paguen… no tiene precio’. Yo tengo la tremenda suerte de amar mi profesión, y efectivamente, no tiene precio. Así que eso es lo que querría para Roque y para todos mis alumnos. Que se dedicaran a aquello que aman”, señala. Y plasma su deseo de que Roque convierta “la música en su futuro profesional”. “Seguro que esta fantástica experiencia le hará soñar con ser, algún día, finalista del Cante de las Minas”, concluye.

 

Así que se puso en contacto con la Fundación Cante de las Minas para ver qué gala sería la mejor para que su alumno disfrutara, y eligió la final, comunicándoselo a su alumno y a su familia. “Cuando llamé a su abuela para comentarle que íbamos a asistir a la final me dijo que Roque lleva toda la semana siguiendo las retransmisiones, los vídeos y las noticias del Festival, y que cuando se enterase se iba a volver «loco de contento»”, afirma Fernández, añadiendo que están “todos muy emocionados porque entienden lo importante que es para él”.

“Estoy seguro de que su asistencia al Festival será algo que no olvidará nunca”, señala con la ilusión el profesor que, sin ser profesor de música, reclama la importancia de este arte y esta asignatura al igual que las de la rama de Ciencias.

POR SI TE LO HAS PERDIDO