15 abril, 2024

El artista catalán, cuya obra se extiende por todo el mundo, busca que su cartel “genere una curiosidad y una duda, y que quien lo vea se haga preguntas”

AUTORIA: Gran Teatre del Liceu de Barcelona

La cartelería del Festival Internacional del Cante de las Minas es una colección de arte en sí misma que acumula 63 ediciones de grandes nombres. Chillida, Pedro Cano, Esteban Bernal, Carlos Saura, Joan Miró o Tàpies son solo algunos de los autores que han plasmado su arte en la obra gráfica que cada año ilustra el considerado el mejor festival de flamenco del mundo.

A esa lista de nombres que potencia el orgullo del festival unionense, se suma en esta edición el escultor y artista catalán Jaume Plensa, uno de los más reconocidos a nivel internacional en la actualidad, cuyas obras se reparten por todo el mundo. Sin embargo, es la primera vez que su obra llega hasta la Región de Murcia. “Me ha hecho mucha ilusión y me ha emocionado mucho que pensarais en mí”, afirma el autor, añadiendo el “honor de estar en la misma línea de otros compañeros de viaje”.

El cartel, que se presentará el próximo 25 de abril en la Asamblea Regional a las 12:30 horas con la asistencia del propio Plensa, pretende “generar una curiosidad y una duda, y que quien lo vea se haga preguntas”. Adelanta que esta obra encaja de forma natural en el conjunto de su creación. “La música del cante forma parte del mundo del arte y de la cultura y yo como escultor soy una parte más de esa cultura”, afirma.

“Este cartel conecta no solo con nuestro festival, sino con nuestro legado minero, haciendo un guiño a la historia, pero generando esa curiosidad que el propio autor busca en una obra que no dejará indiferente”, indica el presidente de la Fundación Cante de las Minas, Joaquín Zapata, que subraya el orgullo que supone para el Festival contar con “uno de los autores más importantes de este siglo como autor del cartel”.

Desde la primera exposición de Jaume Plensa en 1980 en Barcelona, ha vivido y trabajado en Berlín, Bruselas, Inglaterra, Francia, Estados Unidos y su tierra natal, siendo profesor en la École Nationale des Beaux-Arts en París y colaborando asiduamente como profesor invitado en la Schoolofthe Art Institute de la Universidad de Chicago. Se suman numerosos reconocimientos como la Medaille des Chevaliers des Arts et Lettres del Ministerio de Cultura francés en 1993, el Premi Nacional de Cultura d’Arts Plàstiques de la Generalitat de Catalunya en 1997, el Premio Nacional de las Artes Plásticas en 2012 en España y el Premio Velázquez de las Artes al año siguiente, entre otros.

Expone su obra regularmente en galerías y museos de Europa, Estados Unidos y Asia, aunque una faceta muy importante de su obra se desarrolla en espacios públicos. Algunas de estas exposiciones han marcado su trayectoria, como la gran exposición que se realizó en la Fundació Joan Miró de Barcelona en 1996 y que viajó a la Galerie Nationale du Jeu de Paume en Paris y a la Malmö Konsthall de Malmö, Suecia en 1997. Dentro de su extensa trayectoria y obra, destaca la exposición Chaos-Saliva en el Palacio de Velázquez-Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la exposición en el Nasher Sculpture Center de Dallas, TX, una de las más relevantes, o la exposición en The Yorkshire Sculpture Park de Wakefield, una de las más completas en su obra hasta el presente.

The Crown Fountain, inaugurada en 2004 en el Millennium Park de Chicago, ha sido uno de sus grandes proyectos, y uno de los más brillantes, que dio paso a numerosos encargos que han ido engrosando la lista de obras de Jaume Plensa en los espacios públicos hasta las más recientes: Water’s Soul (2020) en Newport mirando Manhattan, Jersey City y Utopia (2021) en el Frederik Meijer Gardens and Sculpture Park, New Welcome Center en Grand Rapids, Michigan, USA. En 2022, Constel·lacions (2022) se ha instalado en el Gran Teatre del Liceu con motivo de su 175 aniversario.

El autor se asocia a esculturas en las que la cabeza toma protagonismo, la que define como “el palacio de los sueños y el conocimiento” y que marca gran parte de su obra escultórica.

15 abril, 2024

El artista catalán, cuya obra se extiende por todo el mundo, busca que su cartel “genere una curiosidad y una duda, y que quien lo vea se haga preguntas”

AUTORIA: Gran Teatre del Liceu de Barcelona

La cartelería del Festival Internacional del Cante de las Minas es una colección de arte en sí misma que acumula 63 ediciones de grandes nombres. Chillida, Pedro Cano, Esteban Bernal, Carlos Saura, Joan Miró o Tàpies son solo algunos de los autores que han plasmado su arte en la obra gráfica que cada año ilustra el considerado el mejor festival de flamenco del mundo.

A esa lista de nombres que potencia el orgullo del festival unionense, se suma en esta edición el escultor y artista catalán Jaume Plensa, uno de los más reconocidos a nivel internacional en la actualidad, cuyas obras se reparten por todo el mundo. Sin embargo, es la primera vez que su obra llega hasta la Región de Murcia. “Me ha hecho mucha ilusión y me ha emocionado mucho que pensarais en mí”, afirma el autor, añadiendo el “honor de estar en la misma línea de otros compañeros de viaje”.

El cartel, que se presentará el próximo 25 de abril en la Asamblea Regional a las 12:30 horas con la asistencia del propio Plensa, pretende “generar una curiosidad y una duda, y que quien lo vea se haga preguntas”. Adelanta que esta obra encaja de forma natural en el conjunto de su creación. “La música del cante forma parte del mundo del arte y de la cultura y yo como escultor soy una parte más de esa cultura”, afirma.

“Este cartel conecta no solo con nuestro festival, sino con nuestro legado minero, haciendo un guiño a la historia, pero generando esa curiosidad que el propio autor busca en una obra que no dejará indiferente”, indica el presidente de la Fundación Cante de las Minas, Joaquín Zapata, que subraya el orgullo que supone para el Festival contar con “uno de los autores más importantes de este siglo como autor del cartel”.

Desde la primera exposición de Jaume Plensa en 1980 en Barcelona, ha vivido y trabajado en Berlín, Bruselas, Inglaterra, Francia, Estados Unidos y su tierra natal, siendo profesor en la École Nationale des Beaux-Arts en París y colaborando asiduamente como profesor invitado en la Schoolofthe Art Institute de la Universidad de Chicago. Se suman numerosos reconocimientos como la Medaille des Chevaliers des Arts et Lettres del Ministerio de Cultura francés en 1993, el Premi Nacional de Cultura d’Arts Plàstiques de la Generalitat de Catalunya en 1997, el Premio Nacional de las Artes Plásticas en 2012 en España y el Premio Velázquez de las Artes al año siguiente, entre otros.

Expone su obra regularmente en galerías y museos de Europa, Estados Unidos y Asia, aunque una faceta muy importante de su obra se desarrolla en espacios públicos. Algunas de estas exposiciones han marcado su trayectoria, como la gran exposición que se realizó en la Fundació Joan Miró de Barcelona en 1996 y que viajó a la Galerie Nationale du Jeu de Paume en Paris y a la Malmö Konsthall de Malmö, Suecia en 1997. Dentro de su extensa trayectoria y obra, destaca la exposición Chaos-Saliva en el Palacio de Velázquez-Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la exposición en el Nasher Sculpture Center de Dallas, TX, una de las más relevantes, o la exposición en The Yorkshire Sculpture Park de Wakefield, una de las más completas en su obra hasta el presente.

The Crown Fountain, inaugurada en 2004 en el Millennium Park de Chicago, ha sido uno de sus grandes proyectos, y uno de los más brillantes, que dio paso a numerosos encargos que han ido engrosando la lista de obras de Jaume Plensa en los espacios públicos hasta las más recientes: Water’s Soul (2020) en Newport mirando Manhattan, Jersey City y Utopia (2021) en el Frederik Meijer Gardens and Sculpture Park, New Welcome Center en Grand Rapids, Michigan, USA. En 2022, Constel·lacions (2022) se ha instalado en el Gran Teatre del Liceu con motivo de su 175 aniversario.

El autor se asocia a esculturas en las que la cabeza toma protagonismo, la que define como “el palacio de los sueños y el conocimiento” y que marca gran parte de su obra escultórica.