1 abril, 2024

El reconocido periodista estrecha lazos con el evento de La Unión, impulsándolo a nivel de comunicación y audiovisual y actuando como ‘embajador’ en esta 63ª edición

El Festival Internacional del Cante de las Minas cuenta en esta 63ª edición con un nuevo embajador en el ámbito de la Comunicación. Conscientes de la importancia de la proyección mediática del considerado como ‘el mejor festival de flamenco del mundo’, el periodista Juan Ramón Lucas se suma a esta cita para respaldar a nivel institucional y audiovisual un festival que ocupa “un espacio imprescindible” en su vida emocional. “Que esta relación con el Cante de las Minas se profesionalice me regala un lazo de unión aún más intenso”, afirma el periodista, que hace alusión al “entusiasmo y compromiso” con los que afronta esta responsabilidad.

Fue un flechazo lo que vivió Juan Ramón Lucas con la Sierra Minera, con el flamenco y con el Festival, motivado por la voz de El Cabrero en la Catedral del Cante. Fue en ese momento cuando se inició la “conversión de un rockero al flamenco”, creando un vínculo indisoluble entre el cante jondo y su corazón. Por eso forma parte de la historia de este encuentro, ya que fue pregonero de la 47ª edición y recibió en 2013 el ‘Castillete de oro’, la máxima distinción del Festival. Además, ha estado presente en numerosas ocasiones, como en el 50 aniversario o en la pasada edición, guiando un coloquio con la homenajeada con la ‘Placa de oro’, su amiga Carmen Linares. También nació en esta tierra, concretamente en El Vinagrero, la idea de su primera novela, ‘La Maldición de la Casa Grande’, ambientada en la Sierra Minera de finales del siglo XIX y principios del XX, “en los años duros, brutales, de la explotación minera”, afirma.

Juan Ramón Lucas encuentra de nuevo en La Unión su conexión con los orígenes, ya que de la cuenca minera de Mieres procede su madre, y su abuelo paterno fue minero. Raíces y profesión se aúnan ahora en este vínculo que se ve reforzado entre ambas partes y que pretende que el Festival siga mejorando sus cifras de difusión, que cerraron el año pasado con 11,3 millones de euros de impacto económico en valor publicitario y un alcance de 1.910 millones de personas expuestas a las informaciones sobre el Festival, según los datos recopilados por Kantar Media.

1 abril, 2024

El reconocido periodista estrecha lazos con el evento de La Unión, impulsándolo a nivel de comunicación y audiovisual y actuando como ‘embajador’ en esta 63ª edición

El Festival Internacional del Cante de las Minas cuenta en esta 63ª edición con un nuevo embajador en el ámbito de la Comunicación. Conscientes de la importancia de la proyección mediática del considerado como ‘el mejor festival de flamenco del mundo’, el periodista Juan Ramón Lucas se suma a esta cita para respaldar a nivel institucional y audiovisual un festival que ocupa “un espacio imprescindible” en su vida emocional. “Que esta relación con el Cante de las Minas se profesionalice me regala un lazo de unión aún más intenso”, afirma el periodista, que hace alusión al “entusiasmo y compromiso” con los que afronta esta responsabilidad.

Fue un flechazo lo que vivió Juan Ramón Lucas con la Sierra Minera, con el flamenco y con el Festival, motivado por la voz de El Cabrero en la Catedral del Cante. Fue en ese momento cuando se inició la “conversión de un rockero al flamenco”, creando un vínculo indisoluble entre el cante jondo y su corazón. Por eso forma parte de la historia de este encuentro, ya que fue pregonero de la 47ª edición y recibió en 2013 el ‘Castillete de oro’, la máxima distinción del Festival. Además, ha estado presente en numerosas ocasiones, como en el 50 aniversario o en la pasada edición, guiando un coloquio con la homenajeada con la ‘Placa de oro’, su amiga Carmen Linares. También nació en esta tierra, concretamente en El Vinagrero, la idea de su primera novela, ‘La Maldición de la Casa Grande’, ambientada en la Sierra Minera de finales del siglo XIX y principios del XX, “en los años duros, brutales, de la explotación minera”, afirma.

Juan Ramón Lucas encuentra de nuevo en La Unión su conexión con los orígenes, ya que de la cuenca minera de Mieres procede su madre, y su abuelo paterno fue minero. Raíces y profesión se aúnan ahora en este vínculo que se ve reforzado entre ambas partes y que pretende que el Festival siga mejorando sus cifras de difusión, que cerraron el año pasado con 11,3 millones de euros de impacto económico en valor publicitario y un alcance de 1.910 millones de personas expuestas a las informaciones sobre el Festival, según los datos recopilados por Kantar Media.