14 julio, 2023

El cantaor, que ganó el máximo galardón al cante flamenco en 1993, será homenajeado el 11 de agosto con un día en su honor y la Medalla de Oro ‘Ciudad de la Unión’.

Para Miguel Poveda, el Festival Internacional del Cante de las Minas, y con él La Unión, es hablar de inicio, de triunfo, de hogar y de recuerdos. Parece que fue ayer cuando aquel joven cantaor se subió a las tablas del Antiguo Mercado Público y conquistó a los asistentes con su talento y su carisma; un don que le llevó a ganar con tan solo 20 años la ‘Lámpara Minera’, el máximo galardón al cante del festival de flamenco más prestigioso y famoso del mundo. Desde ese momento, su carrera no hizo más que atesorar escenarios y experiencias profesionales que lo encumbraron como uno de los máximos representantes del flamenco, cuya carrera no deja de sorprender.

Es por eso que en el 30 aniversario de su éxito en el Festival, Poveda vuelve a casa en un homenaje que La Unión le brinda en agradecimiento por llevar esta tierra siempre en su boca y en su corazón, nombrándola en cada escenario y haciendo que el Cante de las Minas siga unido a su nombre. El viernes 11 de agosto la Agenda Cultural del Festival Internacional del Cante de las Minas dedicará el día a la figura de Miguel Poveda en una jornada que pone el recuerdo a sus pies, entregándole además la Medalla de Oro ‘Ciudad de La Unión’ en el nuevo Museo Minero a las 20.00 horas; un reconocimiento que se suma al ‘Castillete de oro’ que recibió en 2008, sin olvidar que cuenta con una calle con su nombre y una placa en la Avenida del Flamenco, además de ser hijo adoptivo de La Unión desde el año 2013. “Sentimos que estamos en deuda con él, pues es tanto lo que nos ha dado, que toda distinción que le podamos conceder no compensa tanto bien y tanto cariño que nos ha brindado”, indica el presidente de la Fundación del Cante de las Minas, Joaquín Zapata.

“El hecho de pisar 30 años después La Unión es muy emocionante para el alma, porque eso me hace feliz”, afirma el cantaor, que señala que pasear por sus calles es “como darle a una tecla para que se activen todos los recuerdos”, que “son tan bonitos que se te ilumina la cara y el corazón”. “Recuerdo a mi padre, lo veo por las calles orgulloso, tocándose el corazón, lleno de satisfacción, y conectarme así con él es otra de las cosas que me emocionan”, afirma Poveda.

“Miguel Poveda es, sin lugar a dudas, el artista que más proyección ha obtenido tras ganar su ‘Lámpara Minera’, y para La Unión es un orgullo que pasee por el mundo entero el nombre de La Unión, que también es su pueblo”, añade Zapata.

Una entrega histórica

 La presencia de Miguel Poveda en la 62ª edición del Festival provocará un momento histórico para el encuentro flamenco más destacado del género, ya que será él quien entregará la ansiada ‘Lámpara Minera’ al nuevo exponente del cante flamenco. “Es una responsabilidad y un gusto saber que le vas a entregar a alguien un objeto que tiene un significado tan profundo que siempre que lo mire o hable de él, va a sentir gratitud”, cuenta emocionado. “El que gane tiene que darle valor a que ha conseguido dar en la tecla de los cantes mineros, de cómo deben hacerse para preservar su legado y el valor artístico que tiene”, añade.

Al volver a pisar ese escenario, la ‘Catedral del Cante’, también volverá a rememorar esos momentos previos a recoger el galardón, haciendo un repaso inevitable a todos estos años en los que destaca su “capacidad de aguante, amor y pasión para seguir y superar todos los obstáculos”. Porque no todo es ganar la ‘Lámpara Minera’ y Poveda bien lo sabe. “Cuando tienes 20 años y ganas, y todos los focos y luces van para ti, parece todo un mundo de fantasía, pero después viene la realidad y hay que estar preparado para ella”, señala, haciendo un balance gratificante en cuanto a “crecimiento personal y artístico” gracias a la vocación y al amor que pone en su trabajo.

“Lo que se vivió allí y vino aconteciendo después fue tan bonito no solo por haber ganado, sino por haber tenido familia allí y un vínculo especial con la Región de Murcia”, concluye Poveda.

14 julio, 2023

El cantaor, que ganó el máximo galardón al cante flamenco en 1993, será homenajeado el 11 de agosto con un día en su honor y la Medalla de Oro ‘Ciudad de la Unión’.

Para Miguel Poveda, el Festival Internacional del Cante de las Minas, y con él La Unión, es hablar de inicio, de triunfo, de hogar y de recuerdos. Parece que fue ayer cuando aquel joven cantaor se subió a las tablas del Antiguo Mercado Público y conquistó a los asistentes con su talento y su carisma; un don que le llevó a ganar con tan solo 20 años la ‘Lámpara Minera’, el máximo galardón al cante del festival de flamenco más prestigioso y famoso del mundo. Desde ese momento, su carrera no hizo más que atesorar escenarios y experiencias profesionales que lo encumbraron como uno de los máximos representantes del flamenco, cuya carrera no deja de sorprender.

Es por eso que en el 30 aniversario de su éxito en el Festival, Poveda vuelve a casa en un homenaje que La Unión le brinda en agradecimiento por llevar esta tierra siempre en su boca y en su corazón, nombrándola en cada escenario y haciendo que el Cante de las Minas siga unido a su nombre. El viernes 11 de agosto la Agenda Cultural del Festival Internacional del Cante de las Minas dedicará el día a la figura de Miguel Poveda en una jornada que pone el recuerdo a sus pies, entregándole además la Medalla de Oro ‘Ciudad de La Unión’ en el nuevo Museo Minero a las 20.00 horas; un reconocimiento que se suma al ‘Castillete de oro’ que recibió en 2008, sin olvidar que cuenta con una calle con su nombre y una placa en la Avenida del Flamenco, además de ser hijo adoptivo de La Unión desde el año 2013. “Sentimos que estamos en deuda con él, pues es tanto lo que nos ha dado, que toda distinción que le podamos conceder no compensa tanto bien y tanto cariño que nos ha brindado”, indica el presidente de la Fundación del Cante de las Minas, Joaquín Zapata.

“El hecho de pisar 30 años después La Unión es muy emocionante para el alma, porque eso me hace feliz”, afirma el cantaor, que señala que pasear por sus calles es “como darle a una tecla para que se activen todos los recuerdos”, que “son tan bonitos que se te ilumina la cara y el corazón”. “Recuerdo a mi padre, lo veo por las calles orgulloso, tocándose el corazón, lleno de satisfacción, y conectarme así con él es otra de las cosas que me emocionan”, afirma Poveda.

“Miguel Poveda es, sin lugar a dudas, el artista que más proyección ha obtenido tras ganar su ‘Lámpara Minera’, y para La Unión es un orgullo que pasee por el mundo entero el nombre de La Unión, que también es su pueblo”, añade Zapata.

Una entrega histórica

 La presencia de Miguel Poveda en la 62ª edición del Festival provocará un momento histórico para el encuentro flamenco más destacado del género, ya que será él quien entregará la ansiada ‘Lámpara Minera’ al nuevo exponente del cante flamenco. “Es una responsabilidad y un gusto saber que le vas a entregar a alguien un objeto que tiene un significado tan profundo que siempre que lo mire o hable de él, va a sentir gratitud”, cuenta emocionado. “El que gane tiene que darle valor a que ha conseguido dar en la tecla de los cantes mineros, de cómo deben hacerse para preservar su legado y el valor artístico que tiene”, añade.

Al volver a pisar ese escenario, la ‘Catedral del Cante’, también volverá a rememorar esos momentos previos a recoger el galardón, haciendo un repaso inevitable a todos estos años en los que destaca su “capacidad de aguante, amor y pasión para seguir y superar todos los obstáculos”. Porque no todo es ganar la ‘Lámpara Minera’ y Poveda bien lo sabe. “Cuando tienes 20 años y ganas, y todos los focos y luces van para ti, parece todo un mundo de fantasía, pero después viene la realidad y hay que estar preparado para ella”, señala, haciendo un balance gratificante en cuanto a “crecimiento personal y artístico” gracias a la vocación y al amor que pone en su trabajo.

“Lo que se vivió allí y vino aconteciendo después fue tan bonito no solo por haber ganado, sino por haber tenido familia allí y un vínculo especial con la Región de Murcia”, concluye Poveda.