8 agosto, 2023

Los Vivancos pusieron la ‘Catedral del cante’ en pie en un fin de fiesta que, entre bises, les recordó el calor del público unionense.

A pesar de haber pasado cinco años, poco ha cambiado la acogida de Los Vivancos en La Unión: las palmas les acompañaron durante todo el espectáculo y el público de la ‘Catedral del Cante’ se puso en pie, reteniendo entre bises a los bailaores. Al grito de “¿Queréis otra?”, taconearon al filo del escenario, con un juego de luces que iluminaba bajo sus pies cada uno de sus golpes contra la madera, mostrando una escena de sombras que hacían retumbar el Cante de las Minas. La noche se convirtió el puro espectáculo.

‘Los Vivancos Live’ se presentaba como su producción más personal, en la que reúnen lo mejor de sus tres espectáculos: ‘7 hermanos’, ‘Aeternum’ y ‘Nacidos para Bailar’. Danza contemporánea, folclore, artes marciales y ballet se fusionaban también con los aires flamencos, dejando al público boquiabierto. Pero no todo era baile: la actitud de estos hermanos y su elegancia hicieron de la noche una especie de escena cinematográfica donde no faltó la fantasía romántica. La música tuvo gran parte de culpa, con unas piezas muy bien elegidas, para las que se han rodeado de productores como Joan Martorell y Fernando Velázquez.

Al escenario salieron a ritmo de un ‘Smooth Criminal’ un tanto diferente, con seis siluetas que simulaban la figura de Michael Jackson, cada uno con un instrumento creando una escena en blanco y negro que empezó a caldear el ambiente. Fue Judah quien se quedó solo en el escenario tras este primer impacto, con puro taconeo de una forma elegante, acompañado por una iluminación que pareció transformar la escenografía de Esteban Bernal en una inmensa vorágine de líneas lumínicas azules y blancas que atravesaban de un lado al otro el escenario.

Las castañuelas marcaron la vuelta de los seis bailaores a las tablas, dando paso después a las acrobacias y el toque contemporáneo. El cajón también tuvo su protagonismo, como instrumento y como base para que Josua taconeara y regalara un salto hipnótico a un público entregado a la expectación del momento.

El clásico de Metallica, ‘Nothing else matters’ dio un toque oriental a la noche, y unas palmas acompañaron una coreografía con los ojos vendados, donde el público contuvo la respiración para romper en aplausos al final del espectáculo.

Cuando la ‘Catedral del Cante’ ya se había rendido a sus pies, se subió al cajón flamenco y bailó encima de él, haciéndolo sonar con sus manos después, arropado por las palmas de Manuel Lozano, Luis Amador, Juan Fernández, Ezequiel Montoya y Melchor Borja, que dejaron sus instrumentos para conquistar el centro del escenario y acercarse a un fin de fiesta que llegó entre alegrías y bulerías. 

“He soñado con este festival muchos años y me habéis tenido un mes sin dormir porque estaba muy nervioso, pero las cosas se ponen en el camino y he entregado mi corazón”, confesó poco antes de despedirse, arropado entre aplausos del público a ellos y al revés, reconociendo un compartir de “bondad y felicidad” en el escenario del Cante de las Minas.

8 agosto, 2023

Los Vivancos pusieron la ‘Catedral del cante’ en pie en un fin de fiesta que, entre bises, les recordó el calor del público unionense.

A pesar de haber pasado cinco años, poco ha cambiado la acogida de Los Vivancos en La Unión: las palmas les acompañaron durante todo el espectáculo y el público de la ‘Catedral del Cante’ se puso en pie, reteniendo entre bises a los bailaores. Al grito de “¿Queréis otra?”, taconearon al filo del escenario, con un juego de luces que iluminaba bajo sus pies cada uno de sus golpes contra la madera, mostrando una escena de sombras que hacían retumbar el Cante de las Minas. La noche se convirtió el puro espectáculo.

‘Los Vivancos Live’ se presentaba como su producción más personal, en la que reúnen lo mejor de sus tres espectáculos: ‘7 hermanos’, ‘Aeternum’ y ‘Nacidos para Bailar’. Danza contemporánea, folclore, artes marciales y ballet se fusionaban también con los aires flamencos, dejando al público boquiabierto. Pero no todo era baile: la actitud de estos hermanos y su elegancia hicieron de la noche una especie de escena cinematográfica donde no faltó la fantasía romántica. La música tuvo gran parte de culpa, con unas piezas muy bien elegidas, para las que se han rodeado de productores como Joan Martorell y Fernando Velázquez.

Al escenario salieron a ritmo de un ‘Smooth Criminal’ un tanto diferente, con seis siluetas que simulaban la figura de Michael Jackson, cada uno con un instrumento creando una escena en blanco y negro que empezó a caldear el ambiente. Fue Judah quien se quedó solo en el escenario tras este primer impacto, con puro taconeo de una forma elegante, acompañado por una iluminación que pareció transformar la escenografía de Esteban Bernal en una inmensa vorágine de líneas lumínicas azules y blancas que atravesaban de un lado al otro el escenario.

Las castañuelas marcaron la vuelta de los seis bailaores a las tablas, dando paso después a las acrobacias y el toque contemporáneo. El cajón también tuvo su protagonismo, como instrumento y como base para que Josua taconeara y regalara un salto hipnótico a un público entregado a la expectación del momento.

El clásico de Metallica, ‘Nothing else matters’ dio un toque oriental a la noche, y unas palmas acompañaron una coreografía con los ojos vendados, donde el público contuvo la respiración para romper en aplausos al final del espectáculo.

Cuando la ‘Catedral del Cante’ ya se había rendido a sus pies, se subió al cajón flamenco y bailó encima de él, haciéndolo sonar con sus manos después, arropado por las palmas de Manuel Lozano, Luis Amador, Juan Fernández, Ezequiel Montoya y Melchor Borja, que dejaron sus instrumentos para conquistar el centro del escenario y acercarse a un fin de fiesta que llegó entre alegrías y bulerías. 

“He soñado con este festival muchos años y me habéis tenido un mes sin dormir porque estaba muy nervioso, pero las cosas se ponen en el camino y he entregado mi corazón”, confesó poco antes de despedirse, arropado entre aplausos del público a ellos y al revés, reconociendo un compartir de “bondad y felicidad” en el escenario del Cante de las Minas.